El Día 17 de Diciembre

Le invitamos a unirse a nosotros en el reconocimiento Día Internacional Para Eliminar La Violencia Contra Las Trabajadors Sexuales. Desde 2003, en el día 17 de Diciembre, los trabajadores del sexo y sus amigos en todo el mundo han organizado marchas, protestas, manifestaciones y vigilias contra la violencia, el estigma y la discriminación.

Lugares de Actividades | Lista de Nombres | Documentos

 Lista de Trabajadoras Sexuales de Latinoamerica y el Caribeque Fueron Asesinadas en 2015

DÍA INTERNACIONAL PARA ELIMINAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS TRABAJADORAS SEXUALES

Se celebra todos los años el 17 de diciembre. Este evento comenzó a celebrarse en el año 2003 en memoria de las prostitutas asesinadas en Seattle por Gary Ridgway (Washington, Estados Unidos). Se busca llamar la atención sobre los delitos cometidos contra las trabajadoras del sexo en todo el mundo. Este es un día en que los trabajadores del sexo y sus aliados se reúnen en todo el mundo para llorar a nuestros muertos y llamar la atención sobre los continuos actos de violencia e injusticia a los que son sometidos los profesionales del sexo. Nuestra comunidad debe unirse para recordar a aquellos que han perdido la vida, y tenemos que apoyarnos mutuamente en la lucha permanente por la justicia y los derechos.

Principalmente en América Latina y el Caribe mueren cada año cientos de mujeres, cuyos asesinatos continúan impunes. La meta de las actividades que se realizan este día es llamar la atención sobre los actos de violencia que sufren las trabajadoras sexuales, haciendo hincapié a la justicia, el respeto, la vida y los derechos humanos.

La sombrilla roja se ha convertido en un importante símbolo en favor de los derechos de las trabajadoras del sexo. El paraguas rojo fue usado por trabajadoras sexuales de Venezia como un símbolo de belleza y resistencia a los ataques de la gente. Con motivo de la Biennale de esta ciudad en 2001, un grupo de trabajadoras del sexo recorrieron las calles juntas portando en sus manos llamativos paraguas rojos. Como continuación de esta tradición y en honor de las mujeres que trabajan por los motivos que sean en la prostitución, se adoptó el paraguas rojo como símbolo internacional de la resistencia a la discriminación, la persecución y el derecho a tener voz en las decisiones políticas que les afectan.

 Urge regular el trabajo sexual para acabar con la violencia hacia las mujeres

Este texto es parte de un comunicado de prensa escrito (21.11.14) por Elena Reyn en nombre de RedTraSex.
 Pulse aquí para ver la nota de prensa original.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las trabajadoras sexuales de América Latina y el Caribe seguimos desprotegidas Urge regular el trabajo sexual para acabar con la violencia hacia las mujeres En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora el 25 de noviembre, es imprescindible y urgente que los países de América Latina y el Caribe regulen el ejercicio del trabajo sexual para permitir condiciones laborales dignas y seguras. La falta de condiciones apropiadas para el ejercicio del trabajo sexual se traduce en violencia institucional, física y social que afecta diariamente a miles de trabajadoras en la Región.

Algunos números evidencian la desprotección y violencia que vivimos las trabajadoras
sexuales en la Región:

  • En Honduras, entre septiembre de 2013 y abril de 2014 fueron asesinadas 16
    trabajadoras sexuales.
  •  En El Salvador, sólo una organización ha registrado el asesinato de 27 trabajadoras
    sexuales en los últimos tres años.
  •  En Bolivia se conocieron tres asesinatos de trabajadoras sexuales entre mayo y
    agosto de 2014.
  •  En los últimos tres años, 14 trabajadoras sexuales fueron asesinadas en República
    Dominicana. 

Las cifras son muchas y sólo muestran una parte de la violencia que a diario padecemos las trabajadoras sexuales. También quienes ejercemos el trabajo sexual sufrimosdetenciones arbitrarias por parte de los agentes policiales y de seguridad. Esto ocurre en toda la Región.

  •  “Una vez nos han llevado a todas detenidas, manilladas, nos han sacado fotos, ‘prostitutas´, eso nos han puesto para aumentar lo que han querido hacer con todas nosotras, han tratado de manosearnos… si quieres salir de aquí tienes que
    acostarte con todos nosotros” (Josy, Bolivia).
  •  En Panamá, en 2013, se registraron 524 detenciones arbitrarias a trabajadoras sexuales. Hasta agosto de 2014 detuvieron a 238.
  •  En República Dominicana, el 95 por ciento de las trabajadoras sexuales no organizadas padece violencia (verbal, física, sexual) por partes de funcionarios de seguridad o de justicia.
  • En Colombia, el 99 por ciento de los casos de violencia contra trabajadoras sexuales queda impune.
  • En Argentina, la policía allana los lugares donde trabajan y les roba el dinero que les encuentra, además de manosearlas y amedrentarlas.

El trabajo sexual es una prestación laboral de sexo a cambio de dinero ejercido por mujeres/hombres adultas/os que decidimos sobre nuestros cuerpos y nuestros derechos.
Esta actividad se realiza en variadas condiciones pero con derechos laborales casi nunca reconocidos. En la medida en que el trabajo sexual no cuente con leyes que protejan nuestros derechos, las trabajadoras sexuales seguiremos padeciendo violencia. Violencia institucional, violencia social, violencia porque no se protege nuestro derecho a la salud, violencia por la discriminación y el estigma al que estamos sometidas.
No es lo mismo el trabajo sexual que la trata de personas. Nosotras lo hacemos por voluntad propia, las víctimas de trata, no, porque son esclavizadas. Como trabajadoras sexuales autónomas e independientes ratificamos la urgencia de que los países de América Latina y el Caribe cuenten con legislaciones que regulen el trabajo sexual como
una manera de proteger la salud, las condiciones laborales dignas y garantizar los derechos de las trabajadoras.
Como trabajadoras sexuales autónomas e independientes urgimos a los estados a instrumentar mecanismos que pongan fin a la trata de personas y desarticulen las mafias que explotan a mujeres, niñas y niños con fines sexuales.